UNSR Victoria Tauli-Corpuz

Perspectivas internacionales de derechos humanos sobre el acceso a la justicia para los pueblos indígenas en México Imprimir

Perspectivas internacionales de derechos humanos
sobre el acceso a la justicia para los pueblos indígenas en México.

Presentación de Victoria Tauli-Corpuz,
Relatora Especial de las Naciones Unidas
sobre los derechos de los pueblos indígenas.
Foro sobre Acceso a la Justicia para personas y pueblos indígenas
Consejo Federal Judicial (México, 15 de octubre de 2018)

Introducción

Estimadas señoras y señores,

Quisiera agradecer al Consejo del Poder Judicial de la Federación Federal por invitarme a hablar en este importante seminario sobre el tema del acceso a la justicia para los pueblos indígenas.

Quiero expresar mi respeto a los pueblos indígenas de este país cuyo derecho de acceso a la justicia es el tema de discusión en este seminario.

Como Relatora Especial sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas tengo la tarea de investigar los obstáculos, desafíos, barreras y buenas prácticas de los Estados para proteger, respetar y cumplir los derechos de los pueblos indígenas. Fue en el contexto de este mandato que el Gobierno de México me invitó a realizar una misión oficial en el país del 8 al 17 de noviembre de 2017. Mi misión tenía el doble propósito de evaluar la implementación de las recomendaciones que mi antecesor, el Relator Especial Rodolfo Stavenhagen, realizó en 2003 y evaluar cómo México ha implementado sus compromisos internacionales sobre los derechos humanos de los pueblos indígenas.

Como lo indica mi informe final de la visita, los pueblos indígenas enfrentan grandes desafíos en el ejercicio de los derechos humanos. Entre las principales preocupaciones de derechos humanos identificadas por los pueblos indígenas se encuentran las relacionadas con el acceso a la justicia, la autodeterminación y la autonomía en el contexto de una grave situación de violencia, impunidad y criminalización [1]. Mi informe también menciona desarrollos positivos, como las propuestas e iniciativas de los pueblos indígenas para el autogobierno, la autonomía y la administración de justicia. Estos también son elementos importantes para permitir el acceso de los pueblos indígenas a la justicia.

En mi presentación, comenzaré proporcionando una visión general de las normas internacionales de derechos humanos relacionadas con el acceso de los pueblos indígenas a la justicia y sus propios sistemas jurídicos. En segundo lugar, proporcionaré una visión general de los hallazgos realizados después de mi visita oficial a México en relación con el acceso a la justicia, los sistemas indígenas de justicia y la autodeterminación. Luego concluiré con una discusión de otras áreas de trabajo en las áreas de los sistemas de justicia indígena y la autonomía basada en las recomendaciones que hice en el informe de mi país.

Acceso a la justicia y sistemas jurídicos indígenas bajo estándares internacionales.

Los tratados e instrumentos internacionales de derechos humanos ratificados y respaldados por México afirman la obligación de los Estados de garantizar la capacidad de los pueblos indígenas para acceder a la justicia dentro del sistema jurídico nacional. Según el Convenio 169 sobre pueblos indígenas y tribales, ratificado por México en 1990, los pueblos indígenas tienen el derecho de "poder iniciar procedimientos legales, sea personalmente o bien por conducto de sus organismos representativos, para asegurar el respeto efectivo de [sus] derechos. Deberán tomarse medidas para garantizar que los miembros de dichos pueblos puedan comprender y hacerse comprender en procedimientos legales, facilitándoles, si fuere necesario, intérpretes u otros medios eficaces." (art. 12). El Convenio 169 también enfatiza que en situaciones donde los miembros de los pueblos indígenas enfrentan sanciones penales según la ley general, "deberán tenerse en cuenta sus características económicas, sociales y culturales", y se dará preferencia a los métodos de castigo que no sean la prisión (art. 10).
México desempeñó un papel destacado en la aprobación por la Asamblea General de las Naciones Unidas de la Declaración sobre los derechos de los pueblos indígenas en 2007. Como una resolución oficial de la Asamblea General votada favorablemente por la gran mayoría de los Estados miembros de la ONU, la Declaración es el instrumento autorizado más importante sobre el actual consenso internacional sobre los derechos de los pueblos indígenas que también se basa en los derechos humanos fundamentales en los tratados internacionales ampliamente ratificados. [2]

La Declaración afirma el derecho de los pueblos indígenas al "a procedimientos equitativos y justos para el arreglo de controversias con los Estados u otras partes, y a una pronta decisión sobre esas controversias, así como a una reparación efectiva de toda lesión de sus derechos individuales y colectivos" y dichas decisiones deben considerar las costumbres, tradiciones y sistemas jurídicos de los pueblos indígenas y las normas internacionales de derechos humanos (art. 40).

Las obligaciones también se derivan de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y la jurisprudencia interpretativa de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Con respecto al derecho de los pueblos indígenas a la protección judicial, la Corte Interamericana ha declarado que los Estados deben tener en cuenta las "particularidades propias de los pueblos indígenas, sus características económicas y sociales, así como su situación de especial vulnerabilidad, su derecho consuetudinario, valores, usos y costumbres"[3] La Corte especificó que para permitir que los pueblos indígenas accedan a la justicia dentro de los tribunales nacionales sin obstáculos ni discriminación "el Estado debe asegurar que aquellas puedan comprender y hacerse comprender en los procedimientos legales iniciados, facilitándoles intérpretes u otros medios eficaces para tal fin. Asimismo, el Estado deberá garantizar, en la medida de lo posible, que las víctimas del presente caso no tengan que hacer esfuerzos desmedidos o exagerados para acceder a los centros de administración de justicia encargados de la investigación de [su] caso". [4]

Las fuentes internacionales anteriores reflejan la necesidad de que los Estados aborden las desventajas que enfrentan los pueblos indígenas debido a las barreras de idioma, culturales, económicas y de otro tipo dentro de los sistemas legales nacionales. Sin tener en cuenta esas barreras, los miembros de los pueblos indígenas ante el sistema de justicia penal pueden enfrentar violaciones al debido proceso si no entienden los procedimientos legales instituidos en su contra. También presentan límites para los individuos, comunidades y pueblos indígenas que buscan hacer valer sus derechos en los sistemas legales nacionales. Sin cortes u otros mecanismos legales a través de los cuales puedan proteger sus derechos reconocidos en los instrumentos normativos nacionales e internacionales, los pueblos indígenas son vulnerables a las acciones de otros que amenazan sus tierras, recursos naturales, culturas, sitios sagrados o medios de vida económicos.

Una importante vía para garantizar el acceso a la justicia para los pueblos indígenas es el reconocimiento y la promoción de sus propios sistemas jurídicos. Esta sería una respuesta importante respecto a las necesidades de los pueblos indígenas para acceder a sistemas de justicia que se adapten a sus necesidades y particularidades sociales, culturales, económicas.

El Convenio 169 reconoce los derechos de los pueblos indígenas a ejercer sus costumbres, normas y procedimientos consuetudinarios para tratar asuntos penales sujetos a principios fundamentales de derechos humanos reconocidos en fuentes jurídicas nacionales e internacionales. Cualquier conflicto en la aplicación de estos principios requiere el establecimiento de procedimientos para resolver dichos conflictos (arts. 8, 9).

La Declaración sobre los derechos de los pueblos indígenas reconoce las instituciones jurídicas consuetudinarias propias de los pueblos indígenas que están vinculadas a sus derechos de autogobierno y autodeterminación. Afirma el derecho de los pueblos indígenas a la libre determinación mediante el cual ellos determinan libremente su condición política y persiguen libremente su desarrollo económico, social y cultural (art. 3). El artículo 4 de la Declaración especifica que "Los pueblos indígenas, en ejercicio de su derecho de libre determinación, tienen derecho a la autonomía o al autogobierno en las cuestiones relacionadas con sus asuntos internos y locales, así como a disponer de los medios para financiar sus funciones autónomas." Además, establece el derecho de los pueblos indígenas a mantener y fortalecer sus instituciones políticas, legales, económicas, sociales y culturales (art. 5) y promover, desarrollar y mantener sus estructuras institucionales, incluidos sus sistemas jurídicos o costumbres (art. 5). 34).

Principales hallazgos de la visita oficial a México.

Retos en el acceso al sistema nacional de justicia.

Durante mi visita, pude escuchar los problemas que enfrentan los pueblos indígenas para obtener justicia y reparaciones por violaciones de sus derechos humanos. Esto se ve agravado por la presencia del crimen organizado en los territorios indígenas y la situación general de impunidad que aflige al país.

Según la información oficial recibida de las autoridades, la impunidad en el país es casi absoluta. Hay un "black number"/ cifra negra de casos que no se reportan debido a la falta de confianza en el sistema de justicia nacional. Para los pueblos indígenas, continúan existiendo barreras económicas, culturales, lingüísticas y geográficas, junto con el racismo y la discriminación que limitan la capacidad de los pueblos indígenas para defender sus derechos ante el sistema legal nacional.

La información que recibí indicaba problemas en relación con el derecho al debido proceso de las personas indígenas ante los sistemas de justicia penal debido a la escasez de intérpretes, abogados, defensores públicos y operadores de justicia que hablen lenguas indígenas. Por ejemplo, me informaron que solo había 25 defensores públicos bilingües que operaban a nivel nacional. También noté preocupaciones sobre los abusos sufridos por personas indígenas, incluidas las detenciones arbitrarias y el uso excesivo de la prisión preventiva para hombres y mujeres indígenas.

Tomé nota de los programas de instituciones como la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y el Instituto Federal de Defensa Pública, para promover los derechos al debido proceso mediante la provisión de intérpretes y abogados que hablan idiomas indígenas, defensores públicos especializados, informes de expertos antropológicos y para el Preliminar de los indígenas acusados en prisión preventiva.

Considero que estos son programas importantes y necesitan ser continuados y fortalecidos. Sin embargo, también es necesario desarrollar mecanismos para garantizar el acceso a la justicia para los pueblos indígenas que buscan la protección de sus tierras, territorios y recursos naturales en el contexto de megaproyectos, conflictos agrarios y casos de daños ambientales y de salud.

Los pueblos indígenas han experimentado resultados limitados en la obtención de reconocimiento y protección de sus derechos sobre la tierra a través del uso de los procedimientos legales agrarios. Se me presentaron numerosos casos que indican que estos procedimientos no son simples ni accesibles y que podrían implicar procedimientos prolongados. Los esfuerzos para obtener el reconocimiento de la tierra pueden verse obstaculizados debido a disputas de límites con otras comunidades y propietarios privados o cuando las autoridades agrarias u otras o terceros promueven actividades de explotación de recursos naturales en territorios indígenas. Los resultados también pueden limitarse cuando las tierras que se reconocen a través de estos procedimientos no se corresponden con sus propios límites y conceptos tradicionales de territorio. Los retrasos en la resolución de los casos de tierras ante los tribunales agrarios han dado lugar a conflictos inter e intra comunales prolongados y, a menudo, violentos. Manifesté que el acceso a la justicia para los pueblos indígenas que utilizan el sistema legal agrario podría estar seriamente limitado si las actuales normas internacionales sobre los derechos de los pueblos indígenas a las tierras, territorios, recursos naturales y otros derechos humanos no se incorporan y aplican adecuadamente por las autoridades agrarias.

Los pueblos indígenas también han utilizado el mecanismo de amparo, estimulado por la reforma constitucional de 2011, para buscar la protección de sus derechos en el contexto de los megaproyectos llevados a cabo en sus tierras sin consulta previa. Esto es significativo ya que la reforma de 2011 también facilita la incorporación y aplicación plenas de los instrumentos internacionales de derechos humanos ratificados y adheridos por México. Sin embargo, este procedimiento puede ser muy costoso para los pueblos indígenas. Aunque la Corte Suprema ha decidido sobre acciones de amparo relacionadas con estos casos, aún no ha conducido al desarrollo de una jurisprudencia vinculante sobre la obligación de los Estados de consultar a los pueblos indígenas. La falta de implementación de varias sentencias favorables para los pueblos indígenas también ha socavado la efectividad del sistema de justicia nacional.

En mi informe, también señalé la necesidad de una pronta investigación y sanción penal de las personas responsables de amenazas, agresiones y muertes de pueblos indígenas. Esto también incluiría los delitos cometidos por la policía y los agentes militares contra civiles indígenas, que deben presentarse ante las jurisdicciones civiles. Los grupos paramilitares y otros grupos armados que cometan violaciones de derechos humanos en territorios indígenas deben ser desmantelados, desarmados y sancionados penalmente.

Además, es necesario adoptar medidas para que el sistema de justicia penal no se utilice para criminalizar a los pueblos indígenas, o a quienes les apaoyan, cuando participan en la legítima defensa de sus derechos.

Desafíos en el ejercicio de los sistemas de justicia indígena, autogobierno y autodeterminación.

El artículo 2 de la Constitución mexicana hace un importante reconocimiento de los derechos de los pueblos indígenas a la autonomía y la autodeterminación, incluidas sus formas internas de convivencia, su organización social, económica, política y cultural y la aplicación de sus propios sistemas legales para resolver conflictos internos. . Sin embargo, el Relator Especial Stavenhagen señaló que este mismo artículo "se limita a restricciones que dificultan su implementación en la práctica". El artículo 2 agrega que las leyes de cada entidad federal determinarán las "características de libre determinación y autonomía que mejor expresen las situaciones y aspiraciones de los pueblos indígenas en cada entidad".

Existe una variación considerable entre los estados y a nivel federal con respecto al reconocimiento de los derechos de los pueblos indígenas a elegir sus propias autoridades de acuerdo con sus propias tradiciones. La legislación estatal y las decisiones de los tribunales federales electorales han reafirmado los derechos de los pueblos indígenas en estados como Oaxaca, Michoacán, Morelos y Guerrero para elegir a las autoridades locales y municipales de acuerdo con sus usos y costumbres.

Con respecto al reconocimiento de los sistemas normativos y jurídicos indígenas, algunos estados han reconocido a la policía comunitaria indígena, a los tribunales indígenas y otras formas de sistemas de resolución de conflictos. El Código Federal de Procedimientos Penales establece que, en los casos relacionados con delitos que afectan los intereses legales de una persona o pueblo indígena, y cuando las partes aceptan la resolución provista por el sistema normativo de la comunidad, la acción penal federal cesa, excepto cuando afecta a la dignidad de las personas y los derechos de las mujeres y los niños. Sin embargo, no existe un mecanismo nacional integral para la coordinación o la interfaz entre las jurisdicciones indígenas y las ordinarias.

Por otro lado, los pueblos indígenas de todo México han desarrollado numerosas propuestas para promover su autonomía, autodeterminación y administración de justicia, especialmente cuando las respuestas federales y estatales han sido ineficientes o inexistentes. Esto incluye a la policía comunitaria indígena en Guerrero y Michoacán. Sin embargo, los esfuerzos recientes en Guerrero para socavar estos avances podrían aumentar los incidentes de criminalización de estas prácticas basadas en la comunidad. En Chiapas, la creación y promoción de municipios autónomos y consejos de buen gobierno han respondido a las necesidades de los pueblos indígenas en las áreas de salud, educación, justicia y otros derechos sin crear dependencia en la ayuda gubernamental. Estas diferentes acciones tomadas por los pueblos indígenas han contribuido a la reducción del crimen a nivel local.

Recomendaciones para acciones futuras en la promoción de los sistemas de justicia indígena.

Las recomendaciones en mi informe enfatizan la necesidad de promover y fortalecer la autonomía indígena, el autogobierno y los sistemas jurídicos. Señalé la importancia de que los pueblos indígenas continúen desarrollando y fortaleciendo sus propias iniciativas legales, políticas y de autodeterminación. Como lo establece el artículo 4 de la Declaración, los pueblos indígenas tienen derecho a los medios para financiar sus funciones autónomas. Considero que los esfuerzos de los pueblos indígenas en estas áreas ofrecen grandes contribuciones a los debates y discusiones nacionales sobre asuntos relacionados con la seguridad, la administración de justicia y la buena gobernanza. Por lo tanto, se necesitan vías de diálogo, coordinación y colaboración entre las autoridades estatales y las instituciones autónomas indígenas (como la policía comunitaria, los tribunales indígenas, los consejos de buen gobierno y los municipios autónomos) en áreas de interés mutuo.

Coordinación entre el sistema de justicia indígena y nacional.

En México, como en otros países, el reconocimiento de los sistemas jurídicos indígenas también implicaría el establecimiento de mecanismos de armonización y conexión con la jurisdicción nacional u ordinaria. Varios países dentro y fuera de la región latinoamericana han desarrollado legislación o jurisprudencia que busca establecer parámetros de coordinación entre los dos sistemas de justicia luego del reconocimiento constitucional o legislativo de la jurisdicción indígena y los sistemas jurídicos. Esto ha presentado ciertos desafíos y consecuencias para los sistemas de justicia indígena.

En Bolivia, el reconocimiento constitucional de la jurisdicción indígena fue seguido por una legislación que permite la coordinación con la justicia ordinaria. Sin embargo, al centrarse en competencias específicas para las autoridades de justicia indígena y en áreas donde no se aplica la jurisdicción indígena, la legislación dio lugar a restricciones significativas en los poderes jurisdiccionales de las autoridades indígenas. [5]

En mi país, Filipinas, los derechos de los pueblos indígenas están reconocidos en la Constitución, y en 1997 (10 años antes de la adopción de la Declaración de la ONU sobre los pueblos indígenas) se convirtió en el primer país asiático en adoptar una ley sobre los pueblos indígenas. La ley filipina reconoce el derecho de los pueblos indígenas "a utilizar sus propios sistemas de justicia comúnmente aceptados, instituciones de resolución de conflictos, procesos o mecanismos de construcción de paz y otras leyes y prácticas consuetudinarias dentro de sus respectivas comunidades y que puedan ser compatibles con el sistema legal nacional y con Derechos humanos internacionalmente reconocidos ". [6]

Sin embargo, a pesar de esta ley, la implementación de estos derechos también enfrenta desafíos debido a la falta de mecanismos claros para la interacción entre las autoridades de justicia indígena y ordinaria. Una decisión de la Corte Suprema sostuvo que la Comisión Nacional de Pueblos Indígenas no podía resolver los casos en que una de las partes involucradas no es una persona indígena o no pertenece al mismo grupo etnolingüístico que la otra parte, lo que limita la comprensión de justicia indígena Si bien la Comisión Nacional no es un sistema de justicia indígena, ya que es la institucionalidad del gobierno encargada de implementar la Ley de Derechos de los Pueblos Indígenas, limitar sus poderes cuasi judiciales tendrá implicaciones sobre cómo se reconocen y utilizan los sistemas de justicia indígena.

Los esfuerzos para crear mecanismos para la interfaz entre los sistemas indígenas y judiciales deben proporcionar un cierto grado de flexibilidad para abordar las competencias de las autoridades jurisdiccionales indígenas. No debe haber suposiciones predeterminadas de que las funciones jurisdiccionales indígenas deben limitarse a solo infracciones menores, que solo deben aplicarse a miembros de la misma comunidad o pueblo, o solo a casos que ocurren dentro del territorio de un pueblo indígena. Un punto de partida importante es determinar y validar los poderes jurisdiccionales que los pueblos indígenas ya ejercen de facto. Se debe promover un diálogo intercultural entre las autoridades de justicia indígena y estatal sobre las áreas que los operadores de justicia indígena consideran que deben atribuirse, con el fin de garantizar un nivel máximo de autonomía para los pueblos indígenas interesados. También es necesario reconocer que los sistemas de justicia de los pueblos indígenas tienen un carácter dinámico, lo que les permite evolucionar y adaptarse a situaciones y contextos futuros, de una manera que sea consistente con sus preceptos sociales, políticos y culturales [7].

Promover una comprensión intercultural de los derechos humanos.

Las fuentes legales nacionales e internacionales afirman que el ejercicio del derecho por parte de los pueblos indígenas de las prácticas de justicia consuetudinaria también debe respetar los derechos humanos fundamentales. En este sentido, debe existir un entendimiento dinámico e intercultural que tenga en cuenta las diversas manifestaciones de los derechos humanos.

En Colombia, el Tribunal Constitucional ha utilizado testimonios de expertos culturales (peritajes culturales) en los casos que tienen ante sí para comprender los preceptos de justicia, el debido proceso y el significado de las sanciones impuestas por un pueblo indígena en particular. La Corte consideró que había un "consenso intercultural" sobre los requisitos mínimos de derechos humanos que las autoridades indígenas debían respetar en sus decisiones. Estos son el derecho a la vida, la prohibición contra la esclavitud y la tortura, y el derecho al debido proceso. El debido proceso dependería de las leyes y procedimientos particulares de la comunidad indígena en cuestión en función de su organización social y política. [8]

Me informaron del uso de expertos culturales en ciertos procesos legales en México. Esta puede ser una práctica útil para facilitar un diálogo intercultural que debería ampliarse en futuros debates y casos relacionados con los sistemas jurídicos indígenas. Al mismo tiempo, sería importante alentar la participación de los ancianos indígenas y las autoridades culturales tradicionales como expertos, además de los académicos. [9]

Cuando existen preocupaciones legítimas sobre la observancia de los derechos humanos en una decisión tomada por una autoridad indígena o sobre la idoneidad de la jurisdicción indígena para un asunto en particular, se pueden crear organismos de revisión especializados además de los tribunales nacionales. Esto podría incluir un organismo de revisión intercultural compuesto por representantes de las autoridades de justicia indígena y ordinaria. Dicho órgano de revisión podría proporcionar un espacio para un verdadero diálogo intercultural y la toma de decisiones, en el que se comprendería, respetaría y tomaría en cuenta el contexto cultural en el que se adoptan las decisiones por las autoridades indígenas. Estos organismos de revisión tendrían que contribuir de manera constructiva al respeto y fortalecimiento de los poderes jurisdiccionales indígenas. [10]

Es necesario que haya un proceso continuo de intercambio de información, comprensión y creación de capacidad entre las autoridades de justicia estatales e indígenas. Esta sería una manera para que las autoridades estatales aprendan sobre las culturas, idiomas, costumbres, leyes y procedimientos indígenas para prevenir actitudes perjudiciales contra los sistemas de justicia indígenas. Los pueblos indígenas también podrían ser informados sobre las funciones y procedimientos del sistema de justicia ordinario. Dichos intercambios también podrían ayudar a promover un mayor conocimiento de las normas internacionales de derechos humanos por parte de ambos tipos de autoridades [11].

Conclusión

Los hallazgos en mi informe de la misión sobre México apuntan a la existencia de desafíos importantes en las áreas de acceso a la justicia para los pueblos indígenas. Esto incluye desafíos para obtener justicia y reparaciones por violaciones de derechos humanos a través de los sistemas de justicia nacionales, así como ejercer sus derechos a sus propios sistemas de justicia y los derechos relacionados con la autonomía y el autogobierno.

Como se detalla en mi informe, las reformas legales e institucionales deben implementarse para responder mejor a las necesidades que tienen los pueblos indígenas para obtener justicia por las violaciones de sus derechos a las tierras y territorios, a ser consultadas sobre las medidas y actividades que los afectan, así como para actos de violencia, amenazas e intimidación que enfrentan.

Dichas reformas legales e institucionales deben incorporar las normas internacionales de derechos humanos sobre los derechos de los pueblos indígenas mencionadas en esta presentación. Estos esfuerzos deberían garantizar que los mecanismos dentro de los sistemas nacionales de justicia sean accesibles y culturalmente adecuados.

El acceso a la justicia también requiere el respeto y la promoción de los usos, costumbres, sistemas jurídicos, autonomía e iniciativas de autogobierno de los pueblos indígenas, también reconocidos en los instrumentos internacionales mencionados anteriormente. Estas normas internacionales deben guiar los procesos necesarios de diálogo intercultural entre las autoridades de justicia indígenas y nacionales para idear formas de colaboración y coordinación en áreas de interés mutuo, incluida la seguridad, la administración de justicia, la gobernanza y la lucha contra la impunidad.

____________________________

NOTAS

[1] Ver en general, Informe de la Relatora Especial sobre los derechos de los pueblos indígenas en su visita a México, A / HRC / 39/17 / Add. 2 (28 de junio de 2018).

[2] Ver, Informe del Relator Especial sobre los derechos de los pueblos indígenas James Anaya a la Asamblea General, A / 64/338 (4 de septiembre de 2009), párrs. 43-49.

[3] Corte IDH, Caso de la Comunidad Indígena Yakye Axa Vs. Paraguay, sentencia de 17 de junio de 2005, párr. 63; y Corte IDH, Caso de la Comunidad Indígena Sawhoyamaxa Vs. Paraguay, sentencia de 29 de marzo de 2006, párrs. 82,83.

[4] Corte IDH, Caso Tiu Tojín Vs. Guatemala, Sentencia de 26 de noviembre de 2008, párr. 100.

[5] Ver, Ley No. 073 de Deslinde Jurisdiccional (2010), art. 10. Los asuntos en los cuales se consideró que la jurisdicción indígena no abarcaba, entre otros, los delitos contra el derecho internacional; crímenes contra la humanidad; delitos contra la seguridad interna y externa del Estado; terrorismo; el tráfico de drogas; trata de personas; delitos contra los niños; violación y homicidio y asuntos relacionados con las leyes laborales, mineras, de petróleo y gas, y forestales.

[6] Ley de derechos de los pueblos indígenas, capítulo IV, sección 15.

[7] Ver "Derechos humanos, jurisdicción indígena y acceso a la justicia: Hacia el diálogo y el respeto intercultural", Presentación de Victoria Tauli-Corpuz, Relatora Especial de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas para el Seminario Internacional sobre técnicas de investigación y cuestiones indígenas – Bogotá, Colombia (Febrero 2016); e Informe del Relator Especial sobre pueblos indígenas, James Anaya, Adición: Observaciones sobre los avances y desafíos en la implementación de las garantías de la Constitución Política del Ecuador sobre los derechos de los pueblos indígenas (2010), A/HRC/15/37/Add.7, paras. 10, 12.

[8] Sentencia T-523 de 1997.

[9] "Ver "Derechos humanos, jurisdicción indígena y acceso a la justicia: Hacia el diálogo y el respeto intercultural", Presentación de Victoria Tauli-Corpuz, Relatora Especial de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas para el Seminario Internacional sobre técnicas de investigación y cuestiones indígenas.– Bogotá, Colombia (Febrero 2016).

[10] Ver, Ibid; Informe del Relator Especial sobre pueblos indígenas, James Anaya, Adición: Observaciones sobre los avances y desafíos en la implementación de las garantías de la Constitución Política del Ecuador sobre los derechos de los pueblos indígenas (2010), A/HRC/15/37/Add.7, paras. 17, 54(d).

[11] Ibid, párr. 9; "Derechos humanos, jurisdicción indígena y acceso a la justicia: Hacia el diálogo y el respeto intercultural", Presentación de Victoria Tauli-Corpuz, Relatora Especial de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas para el Seminario Internacional sobre técnicas de investigación y cuestiones indígenas.- Bogotá, Colombia (febrero 2016).

 

UNSR en Redes Sociales

TwitterFacebookYoutubeFlickrStorify

Newsletter


Victoria Tauli-Corpuz

Relatora Especial

On line

Tenemos 131 invitados conectado(s)
You are here  : Inicio Declaraciones Perspectivas internacionales de derechos humanos sobre el acceso a la justicia para los pueblos indígenas en México